carlos leal 10/20

Hoy desde la alegría y porque no desde la tristeza queremos despedir a uno de nuestros atletas más insignes de nuestra escuela alamillo, le hemos visto crecer hasta convertirse en la persona que hoy es, son tantas las anécdotas e historias que podríamos revelar de este atleta durante tantos años con nosotros, que se harían innumerables, al igual de  tantos momentos vividos a su lado, por ello nos limitaremos a describirle como el niño que llego con sus hermanos a realizar la actividad del atletismo a la edad de los 10 años y que hoy con 20 años nos deja para seguir su camino.

¡Gracias Carlos por haber creído en nosotros!!!

Llego con 10 años de edad, callado, sereno, parecía que nada movía su ser, siempre fue muy reservado; casi nunca le escuchábamos, pero sabíamos que todo estaba bien por su manera de relacionarse con sus demás compañeros y compañeras.

Como atleta no fue un atleta de grandes condiciones…fue un gran deportista que se hizo a si mismo con la máxima de la vida…”si quieres algo. Lucha por ello y lo alcanzaras” ¡gracias por demostrarnos que si se podía!

No fue campeón de la provincia de Sevilla, tampoco fue finalista de campeonatos de Andalucía (hasta la categoría junior) …fue un trabajador nato hasta que consiguió sus galardones con algunas medallas en campeonatos de Andalucía y participaciones en campeonatos de España…después de muchos años de trabajo, donde muchos claudicaban, él se mantenía firme.

Nunca escuchamos una queja, un desatino, una palabra mal sonante, una inconformidad (que seguro las tuvo) pero siempre respeto a sus entrenadores en sus decisiones para con su vida deportiva (Carmen y yo le estaremos inmensamente agradecido por ello…por haber creído en nosotros).

Y a sus padres que dejaron de ser hace muchos años padres de, para convertirse en nuestros amigos y aliados con plenos derechos. ¡Gracias José Luis y Leonor!!

Su apellido hace referencia a la forma con la que se relacionó con sus compañeros de entreno durante todos estos años, él lo hizo de manera LEAL

Empático, bondadoso y amigo de sus amigos, de la cual todos aprendimos una valiosa lección…todos siempre aprendemos y nosotros también aprendimos con él una forma de ver la vida.

¡Aprendimos lo que era llevar en lo que tú crees en todo momento, sin importar la situación nos enseñó la magnitud de la palabra “PRICIPIOS” …gracias por ello!

Y su última lucha la emprendió hace unos 3 años con la ayuda de su entrenadora Carmen y con aliados como su compañero de fatigas José marvizon y todo el staff alamillo, que era poder entrar en el listado de alto rendimiento para poder estudiar en la universidad la carrera que el quería…y a un luchador la vida solo le podía decir que SI.

Creemos que la elección de estudiar educación física y deporte de alguna manera está inclinada en la balanza a nuestro favor por el estilo de   vida que ha tenido durante estos años a través de atletismo como su mejor referente.

Pero su partida de las pistas está marcada por algo más grande que él, que sus compañeros o entrenadores, incluso algo más grande que su amor por el atletismo.

¡Y es por un fuerte llamado, es por una voz que no puede ignorar, es porque aquel que nos dio la bendición de compartir con él durante estos años, ha decidido que lo quiere ya en su equipo, y creedme os lo digo por experiencia propia, ya no hay nada que podamos hacer para retenerle, solo nos queda desearle que se vaya en paz y que continúe su caminar con aquel que le ha llamado a algo aun mayor…gracias damos a DIOS por su vida!!!

Aquí os dejamos un pequeño versículo que resume lo que esta pasando en su vida…en el libro de 1 de corintios capítulo 9 versículos 24-27.

24 ¿No sabéis que los que corren en el estadio, todos a la verdad corren, pero uno solo se lleva el premio? Corred de tal manera que lo obtengáis.

25 todo aquel que lucha, de todo se abstiene; ellos, a la verdad, para recibir una corona corruptible, pero nosotros, una incorruptible.

26 así que, yo de esta manera corro, no como a la ventura; de esta manera peleo, no como quien golpea el aire,

27 sino que golpeo mi cuerpo, y lo pongo en servidumbre, no sea que, habiendo sido heraldo para otros, yo mismo venga a ser eliminado.

Carlos instruye lucha y enseña a los jóvenes todas aquellas cosas que has aprendido…ellos te necesitan y esperan por alguien como tu!

Te extrañaremos pero siempre nos tendrás allí …sabes dónde está el camino para llegar a la que también siempre será  tu casa!!